Lambán oculta la despoblación y miente sobre las renovables en su mensaje de fin de año

El discurso de fin de año del presidente del Gobierno de Aragón, Javier Lambán, ha sido un publirreportaje realizado con fondos públicos sin más contenido político que el de reivindicarse y, como es habitual en el cuatripartito, echar flores a su gestión y eludir todos los problemas que realmente preocupan a los aragoneses. La intervención del presidente ha estado exenta de contenido político y ha sido una simple enumeración de supuestos logros, sin hacer un análisis exhaustivo de las numerosas cuestiones mejorables y que deberían exigir una mayor reflexión y autocrítica por parte de un gobernante.

El mensaje dirigido a todos los aragoneses cuando acaba el año debería ser una excelente oportunidad para repasar los asuntos en los que se debe mejorar. No es necesario caer en el catastrofismo, pero de ahí a realizar un discurso triunfalista sin ningún mensaje hay un término medio que hemos echado en falta.

Lambán ha elegido como plató de este anuncio preelectoral el aeropuerto de Teruel, pero nos gustaría que se tomara la provincia más en serio, y no como un simple escenario de fondo para presumir de su gestión. En lo único que coincidimos con el presidente es cuando ha reconocido el talento de las gentes de Teruel, lo que debe servir de estímulo para trabajar de forma más decidida por el desarrollo de la provincia. El presidente ha elegido un magnífico decorado de una infraestructura que nos enorgullece a todos, pero ha ocultado las numerosas carencias y problemas de la provincia y de la comunidad y que el cuatripartito no ha afrontado a lo largo de la legislatura.

Cada vez que el presidente del Gobierno de Aragón insiste en que la provincia de Teruel “lejos de inspirar lástima, despierta la admiración”, pretende ocultar que aquí ya solo quedamos nueve habitantes por kilómetro cuadrado, lo que nos hace ser una de las provincias más despobladas de toda Europa, o que la insolidaria gestión política llevada a cabo en las últimas décadas han provocado la falta de infraestructuras de comunicación, aislando nuestra provincia y haciendo que sea un territorio poco competitivo para la implantación de empresas. Oculta la grave situación y le molesta que los turolenses reclamemos lo que es justo: igualdad, vertebración y oportunidades.

Especialmente grave ha sido la mención a las energías renovables, al negar el colonialismo energético impulsado por la iniciativa privada con el apoyo inestimable del Gobierno de Aragón. Cuando ha asegurado que «se ha acabado alimentar con nuestros recursos las economías de otras regiones» está demostrando dos cosas que nos preocupan: o desconoce la realidad, lo cual sería muy grave, o lo que sería peor, está ocultándola a sabiendas.

No se puede engañar así a los aragoneses diciendo que se va a reducir a la mitad el precio de la luz a las familias, porque todos los sistemas energéticos son nacionales sin exclusividades, y porque el propio Gobierno de Aragón está paralizando la resolución de las ayudas a autoconsumo de una forma lamentable. Las cifras no mienten: solo ha resuelto en un año el 25% de las peticiones y de los fondos.

Cuando dice que “todos y cada uno de los municipios de Zaragoza, Huesca y Teruel han dado pasos de gigante por el camino del bienestar y del progreso”, el Presidente de Aragón demuestra ignorar y ocultar la realidad de gran parte del medio rural aragonés.

Cuando termina un año y comienza otro, todos nos planteamos deseos y objetivos, y el de Teruel Existe y Aragón Existe es que nuestra comunidad autónoma deje de ser la que más desequilibrio territorial sufre, porque solo así podrá ser un espacio de igualdad con los mismos derechos y oportunidades, vivas donde vivas. Para conseguirlo queda mucho trabajo por hacer y, mientras unos lo niegan y lo ocultan, nosotros trabajaremos para avanzar en ese camino, que creemos es el que quieren las mayoría de los aragoneses.

 

FELIZ AÑO NUEVO A TOD@S!!

Menú